domingo, 22 de marzo de 2009

Cuando falta la emoción

¡La emoción que produce lo desconocido cuando uno se está enamorando!

La vida parece una carrera hacia ningún lugar: como mujeres lesbianas (algunas) pensamos en encontrar una chica buena, querernos, amarnos, mudarnos a la cuarta cita y tener un equipete de microfútbol de bebitos que se parezcan a las dos madres… y hasta ahí todo bien.

La mayoría de nosotras sufre constantemente la imposibilidad de encontrar a esa chica buena y cumplir ese inamovible destino lésbico. Pero hay otras que tenemos la temible fortuna de encontrarla.

Durante un tiempo indeterminado (y variable según el sujeto de estudio) vivimos en un mundo rosado, edulcorado y feliz para decir lo menos. No existe cosa imposible para una lesbianita enamorada y correctamente correspondida… ¿o no?

Pero, y aquí cambio a cámara en subjetiva; la magia del amor tiene una fecha de vencimiento determinada, tan determinada como la del atún: más cerca o más lejos pero llega el día en que el mundo rosado empieza a tornarse gris. La bonita rutina de las parejas felices comienza a saberme a poco, me hace falta esa emoción, esos nervios, esa aventura de conocer a alguien e intentarlo… o la adrenalina de conquistar, así sea por un rato.

Me ataca a veces, cuando veo una niña linda y gay!!! Cuando conozco una muy interesante, cuando mi novia llega a la universidad sin peinarse… o el domingo por la tarde cuando la rutina me abraza un rato.

Qué puedo hacer? es la maldita inconformidad del ser humano!

7 comentarios:

Saturnine dijo...

ya no estás borracha?

Nima dijo...

jajajajaj!
yo te mato!

Dra. de Blanko dijo...

la novedad impacta, gusta y atrae...el descubrir a "esa" chica con todas sus tonalidades, formas sabores y costumbres. No sé si sea inconformidad la rutina, no creo que la rutina sea mala, de lo que si estoy convecida es que uno debe conocerse (inteligencia emocional) para saber cuando uno esta listo para esa situación o se esta dejando envolver por la rutina de la otra persona, creo que es sentir que ya se vivió todo lo que quiso y dejar de anhelar la adrenalina de lo desconocido. Es entonces que esa insufrible rutina se convierte en una comoda vida de pareja

No se, creo que muchas personas buscamos estabilidad y me río al leer "no existe imposible para una lesbianita enamorada y correctamente correspondida" encajo perfectamente en la descripción.

mitilene dijo...

Pues yo ahora mataría por tener una novia adorable que llega despeinada de la universidad, aburridas rutinas, charlas repetidas, comentarios previsibles y cómplices, desayunos compartidos y sexo seguro un par de veces por semana...

Afrodita dijo...

No existe cosa imposible para una lesbianita enamorada y correctamente correspondida…
definitivamente....que post... como me ha gustado y que cierto es lo inconforme que somos

Afrodita dijo...

aunque que bonito es el mundo ROSA

Anónimo dijo...

yo soy de las que sufre la "imposibilidad de encontrar esa chica buena"... quisiera encontrarla y disfrutar del maravilloso mundo rosa... pero te entiendo... me encanta como escribes.